martes, 6 de marzo de 2012

Dos vidas capítulo 2

Hoy voy de nuevo a dar una vuelta en mi bici. Mientras llego al parque me doy cuenta de que hay un gato negro en un árbol. Cuando me he dispuesto a cogerlo, ha saltado a la bici y luego al suelo. Olvidaba que nada ni nadie podía sufrir dolor, de modo que si se cayera no le pasaría nada. He tenido que irme caminando. Me encontré a Francis y Catalina. Fuimos a casa de Francis, donde tenía un monopatín con una rampa. Siempre solemos hacer pruebas de estas arriesgadas, pero siempre las hago yo, ya que Catalina es muy frágil y Francis no es lo bastante sólido. De modo que lo hice yo, pero se me descosió la mano izquierda, donde tengo un tornillo grueso clabado en medio. Al llegar a casa mamá me cosío la mano.
-¿Por qué tengo un tornillo clabado aquí?-Pregunté mientras las dos estábamos sentadas.
-No lo sé cariño. Cuando alguien muere y llega aquí, por el camino puede sufrir desperfectos.
-Es algo como... que tú tengas una brecha en la cabeza
-No... recuerda que eso me lo hice tu padre
-Entiendo... ¿pero al principio te quería?¿qué pasó?
-Stacy no me gusta hablar de ese tema
-¡pero mamá!
-anda vete a tu cuarto un rato, ultimamente estas siempre fuera
Y aquí estoy, en mi cuarto. Escribiendo en mi diario (que es un viejo cuaderno que encontré en los cajones) lo que ha pasado. Pero voy a ojear un poco el armario de la esquina.
                                                  ...
He encontrado botes de pintura y pinceles. Lo raro es que es de color azul. Es bonito, casi nunca veo esos tipos de colores, solo oscuros...
He pintado una pared entera, es la que tiene apoyada la cama con las mesillas... creo que he juzgado mal mi cuarto, casi nunca busco cosas. Voy a llamar a mi madre a ver que encuentra.
                                                  ...
Solo ha encontrado un libro algo sucio y más botes de pintura. Voy a limpiar un poco, veamos cual es su título.

No hay comentarios:

Publicar un comentario