lunes, 6 de febrero de 2012

Una gota un año menos

Sí, todos hemos querido alguna vez esas cosas que vienen en las peliculas, la típica fuente de la juventud. Beber un pequeño sorbito y retroceder unos años, hasta ser lo suficientemente jóvenes para no preocuparnos por nada, y tener una vida más fácil. Siempre hemos querido eso. Yo no es que sea muy popular, de echo estoy más tiempo en casa, aislandome del medio, pero no me va mal, a veces añoro esos tiempos en los que jugaba a todas horas. Que jugabas con un niños unos dias seguidos y ya era tu mejor amigo. Sí, me acuerdo que la gente no perdía el tiempo haciendose la importante drogandose o bebiendo alcohol. ¿Quien quiere drogas teniendo golosinas? Era nuestro mayor tesoro, las golosinas, y no el asqueroso manipulador que nos tiene presos llamado dinero. Sí, una gota, un año menos, lo que daríamos por ello. Volver a mancharnos las manos de pintura y hacer retratos en el suelo y en las paredes. Para mi mucha gente es menos creativa que muchos niños pequeños. Esas veces que en verano, no ibamos a un bar o bailábamos sin parar, nos quedabamos con nuestros padres, primos, hermanos, en un campo, en un jardín, da igual, y nos mojábamos con los aspersores, hacíamos carreras, guerras de barro, jugar al pilla-pilla, al escondite... prefiero mil veces esos años, que no sufríamos por amor, no nos preocupábamos, y estábamos mucho más unidos a nuestros padres, no teníamos tantos problemas, todo estaba a nivel fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario