martes, 7 de febrero de 2012

Un día deprimente, según mi experiencia

Te levantas media hora tarde, corres a toda prisa y te vistes con la ropa menos apropiada; te vas a desayunar y no queda cola-cao, llegas a clase y te olvidaste la libreta en casa. Penúltima hora, hay una examen que no sabías y te sale como el culo. Última hora, gimnasia, haciendo deporte te caes y todos se rien de ti y te has hecho una herida muy fuerte pero sabes que tus padres te obligaran a ir a clase al día siguiente. Vuelves a casa hambriento, esperando que la comida sea lo bueno del día, y te preparan la que menos te gusta. Intentas apartarla en el plato y tus padres te obligan a comerlo. Después de comer, te vas al ordenador, ves que no tienes nada en el tuenti, en el Twitter sigues con los 2 o 3 seguidores, y si tienes blog, aún no has llegado ni al primer subcritor. Por la tarde, al querer estudiar, te has olvidado los apuntes en la mesa de tu clase. El tiempo se te hecha encima; a las 9:00 estudias mientras cenas con la bandeja. No quedaba comida y tubiste que conformarte con un bocata de salami SECO. Después de una gran bronca, te duchas y te olvidas de lavarte el pelo. Por fin llegas a la cama, y pensareis que dormir es la mejor parte del día, pues no, porque tu cama es un rollazo y duermes con una mala postura y acabas con dolor de espalda, y para colmo tienes una pesadilla.
Sólo digo: Qúe ganas de ser independiente -.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario